miércoles, 24 de diciembre de 2008

Ultima novena y despedida de año...no de mi blog

Que pena con uds. pero la verdad ha sido muy poco el tiempo que he tenido para escribir!!!
Aquí les dejo la novena de ayer y la de hoy para que se tomen un minuto y la recen!
Antes quiero desearles a todos una FELIZ NAVIDAD y un PROSPERO 2009!!!
Que el año que llega sea llenos de felicidad, amor, salud y muchas cosas buenas y lindas para ustedes y sus familias.
Este sera el ultimo post de este año pues saldremos para la finca mañana madrugados y allá no tengo acceso a Internet. Estaré de regreso el 3 de enero así que nos leemos y nos escribimos el próximo año.
Gracias a todos los que me han leído y me han apoyado en algunos momentos dificiles. Gracias por sus comentarios y por tomarse el tiempo de saber un poco mas de mi y mi familia.
Esperamos poder cumplir nuestro mas fervoroso deseo de irnos a Canadá el otro año y poder conocer a todos y cada uno de ustedes que han hecho parte de nuestro mundo cibernético.
Les deseamos lo mejor para el año que llega y como dirían por ahí...

BUENA SUERTE Y BUENA MAR...
Hasta el año que llega!!!!
Natalia y familia.(Si, ahí les dejo mi verdadero nombre...)





Ahora si, les dejo la novena.


Día Octavo.
Llegan a Belén José y María buscando hospedaje en los mesones, pero no encuentran, ya por hallarse todos ocupados, ya porque se les deshace a causa de su pobreza. Empero, nada puede turbar la paz interior de los que están fijos en Dios.
Si José experimentaba tristeza cuando era rechazado de casa en casa, porque pensaba en María y en el Niño, sonreíase también con santa tranquilidad cuando fijaba la mirada en su casta esposa. El ruido de cada puerta que se cerraba ante ellos era una dulce melodía para sus oídos.
Eso era lo que había venido a buscar. El deseo de esas humillaciones era lo que había contribuido a hacerle tomar la forma humana. Oh! Divino Niño de Belén! Estos días que tantos han pasado en fiestas y diversiones o descansando muellemente en cómodas y ricas mansiones, ha sido para vuestros padres un día de fatiga y vejaciones de toda clase. ¡Ay! el espíritu de Belén es el de un mundo que ha olvidado a Dios.
¡Cuántas veces no ha sido también el nuestro!Pónese el sol el 24 de diciembre detrás de los tejados de Belén y sus últimos rayos doran la cima de las rocas escarpadas que lo rodean. Hombres groseros, codean rudamente al Señor en las calles deaquella aldea oriental y cierran sus puertas al vera a su Madre.
La bóveda de los cielos aparece purpurina por encima de aquellas colinas frecuentadas por los pastores. Las estrellas van apareciendo unas tras otras. Algunas horas más y aparecerá el Verbo Eterno.
Día Noveno.
La noche ha cerrado del todo en las campiñas de Belén. Desechados por los hombres y viéndose sin abrigo, María y José han salido de la inhospitalaria población, y se han refugiado en una gruta que se encontraba al pie de la colina. Seguía a la Reina de los Ángeles el jumento que le había servido de cabalgadura durante el viaje y en aquella cueva hallaron un manso buey, dejado ahí probablemente por alguno de los caminantes que había ido a buscar hospedaje en la ciudad. El Divino Niño, desconocido por sus criaturas va a tener que acudir a los irracionales para que calienten con su tibio aliento la atmósfera helada de esa noche de invierno, y le manifiesten con esto su humilde actitud, el respeto y la adoración que le había negado Belén. La rojiza linterna que José tenía en la mano iluminaba tenuemente ese pobrísimo recinto, ese pesebre lleno de paja que es figura profética de las maravillas del altar y de la íntima y prodigiosa unión eucarística que Jesús ha de contraer con los hombres.. María está en adoración en medio de la gruta, y así van pasando silenciosamente las horas de esa noche llena de misterios. Pero ha llegado la media noche y de repente vemos dentro de ese pesebre antes vacío, al Divino Niño esperado, vaticinado, deseado durante cuatro mil años con tan inefables anhelos. A sus pies se postra su Santísima Madre en los transporte de una adoración de la cual nada puede dar idea. José también se le acerca y le rinde el homenaje con que inaugura su misterioso e imperturbable oficio de padre putativo del redentor de los hombres. La multitud de ángeles que descienden del cielo a contemplar esa maravilla sin par, deja estallar su alegría y hace vibrar en los aires las armonías de esa "Gloria in Excelsis", que es el eco de adoración que se produce en torno al trono del Altísimo hecha perceptible por un instante a los oídos de la pobre tierra. Convocados por ellos, vienen en tropel los pastores de la comarca a adorar al "recién nacido" y a prestarle sus humildes ofrendas. Ya brilla en Oriente la misteriosa estrella de Jacob; y ya se pone en marcha hacia Belén la caravana espléndida de los Reyes Magos, que dentro de pocos días vendrán a depositar a los pies del Divino Niño el oro, el incienso y la mirra, que son símbolos de la caridad, de la oración y de la mortificación. Oh, adorable Niño! Nosotros también los que hemos hecho esta novena para prepararnos al día de vuestra Navidad, queremos ofreceros nuestra pobre adoración; no la rechacéis: venid a nuestras almas, venid a nuestros corazones llenos de amor. Encended en ellos la devoción a vuestra Santa Infancia, no intermitente y sólo circunscrita al tiempo de vuestra Navidad sino siempre y en todos los tiempos; devoción que fiel y celosamente propagada nos conduzca a la vida eterna, librándonos del pecado y sembrando en nosotros todas las virtudes cristianas

4 comentarios:

Jorge dijo...

¡Feliz Navidad!, ¡y que la próxima la celebres con nieve!
Mucha Paz, Armonía y Amor en tu Familia

Gabriel dijo...

Feliz Navidad para tí y tu familia, Lunaisa. Que se te cumplan todos tus sueños.

EDGAR dijo...

Para ti y tu familia, muy felices fiestas y un própero año 2009 en Canadá!!!.

Andre dijo...

Una muyyyy Felizz Navidad y un fabuloso año 2009.

Un gran abrazo y exitos en tu proyecto del año que viene....Canada.